domingo, 25 de abril de 2010

Los pollos y Evo Morales

El jueves pasado me llevé uno de los disgustos más grandes que me han dado en mi vida. Me estoy refiriendo a las declaraciones de Evo Morales respecto a los pollos transgénicos.
Según el presidente de Bolivia, el consumir estos pollos producen homosexualidad y calvicie.
Sobre el primer tema no quiero entrar, yo respeto a todo el mundo. Ahora, sobre la calvicie sí que quiero opinar.
Yo estuve trabajando en un matadero de aves durante diecisiete años, pero no en la administración de la empresa, sino en contacto con los pollos, gallinas y gallos. Yo era el encargado de despiezar el ala izquierda del pollo.
Después de tanto tiempo trabajando con los pollos, la carne que más me gusta es el pollo. Esas pechugas a la plancha, esos higaditos, esas mollejas, esas alitas de pollo, esas crestas a la plancha, ese caldo de gallina vieja, esos huevos fritos con cenefa, etc. Señor Evo Morales, usted no sabe lo que se pierde si no come pollo. Le recomiendo que no haga más declaraciones de este tipo, puede perder la credibilidad como presidente de Bolivia. Dedíquese a sacar a su país adelante, y déjese de tonterías. Por cierto, de pelo estoy muy bien, a pesar de mis cincuenta años y de que me encante el pollo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

clarasojo.blogspot.com
Hacete seguidor hay premiossss