jueves, 17 de enero de 2008

In memoriam

El pasado 3 de enero, fallecía en su pueblo natal, mi queridísima madre. Desde hacía seis años padecía Alhzeimer. Los últimos tres han sido los peores, porque ha pasado por las diferentes etapas de la enfermedad, y sobre todo porque se ha ido deteriorando poco a poco. La memoria la había perdido completamente y, no sabía dónde estaba; con quién convivía; e incluso quién era.
En los dos últimos años se fue apagando poco a poco: dejó de caminar; le tenía que ayudar a comer; no controlaba los esfínteres; no conocía a nadie, a mí me decía que era su padre o su primo; tenía que vestirla; ducharla, acostarla; etc.
Los últimos 30 días han sido los peores, porque ha permanecido encamada, no ingería alimentos sólidos, no hablaba, etc. El día que falleció, por la mañana fui al hospital de Úbeda y la nutricionista me dijo que tendríamos que sondearla para que comiera. Gracias a Dios, no lo tuvieron que hacer, porque falleció antes.
Cuando estaba enferma, y los que estaban a mi alrededor me sugerían que la ingresara en un centro para enfermos de Alhzeimer, me emocionaba y lloraba, les decía que no, porque yo era incapaz de dar ese paso. Ahora me alegro, porque me queda la satisfacción de haber intentado hacerlo lo mejor posible con ella.
Desde que falleció, me he sentido muy acompañado, he comprobado quiénes son de verdad mi familia y mis amigos.

1 comentario:

juanjomolina dijo...

Muchisimas gracias por esta entrada, Gabriel. Hoy he conocido tu blog y lo recomendaré desde Sevilla. Me acuerdo de rezar por tu madre. Estoy seguro de que no hace falta, porque estará en el Cielo.Un saludo.